Osteopatía visceral

 

¿En qué problemas me puede ayudar la Osteopatía Visceral?

Muchos dolores que tardan en solucionarse tienen la causa a nivel visceral, que se podrían resolver tratando la víscera correspondiente.

Indicaciones:

• Problemas Digestivos: hernia de hiato, dolor o acidez de estomago, estreñimiento, diarreas frecuentes, hemorroides…
• Problemas Ginecológicos: dolor en la menstruación, dolor en el coito, problemas de fertilidad, endometriosis…
• Dolores a distancia: de la columna cervical, dorsal o lumbar, dolor de hombros…
• Cansancio; estress, irratibilidad..

¿Cómo es el tratamiento?

La osteopatía visceral trabaja los órganos y las vísceras de manera funcional con maniobras suaves. Buscamos la lesión (la tensión o el bloqueo) y de forma manual lo relajamos y liberamos.

¿Qué es y cómo funciona la Osteopatía Visceral?

Los órganos o vísceras están unidos entre sí y a otras estructuras de nuestro cuerpo a través de ligamentos, membranas (fascias).

Cada víscera u órgano tiene un movimiento natural (motilidad) necesario para que pueda realizar correctamente su función. Cuando hay tensiones debido a estrés o a una mala posición de la víscera (por ej. cuando hay escoliosis los órganos que están en el lado de la columna más cerrado estarán más comprimidos porque no tienen espacio para moverse bien) los órganos o vísceras pierden esa motilidad y se bloquean, por lo que no podrán realizar bien su función.

Se dice que un órgano es disfuncional cuando no hay patología (no está enfermo) pero no “funciona” bien y esto genera síntomas en el paciente.